Star Wars: The Mandalorian (crítica primera temporada)


Ambientada tras la caída del Imperio y antes de la aparición de la Primera Orden, la serie sigue los pasos de un pistolero solitario en las aventuras que protagoniza en los confines de la galaxia, donde no alcanza la autoridad de la Nueva República. (FILMAFFINITY)



Si bien la época de Star Wars en Disney no estaba siendo próspera, parece que con el formato serie para su plataforma sí que han dado con la tecla correcta. Estamos hablando del mejor producto (de lejos) de Star Wars en toda la época Disney (exceptuando Rogue One que fue excelente). The Mandalorian nos cuenta de un cazarecompensas mandaloriano que tiene que dejar atrás ese estilo de vida y ser perseguido por hacer lo que el cree correcto. El personaje del mandaloriano tiene más carisma que cualquier otro personaje protagonista de la última trilogía, lo que hace que, desde el comienzo, ya empatices con él y quieras ver más y más y consumas cada capítulo como si fuera pipas. 

A pesar de ser una serie, han invertido mucho presupuesto y técnicamente está a la altura de cualquiera de las películas. Los efectos visuales, tanto de naves como de ambientación de planetas, están logrados a la perfección. La acción es uno de los puntos fuertes de esta serie, dando la sensación de que estés viendo un western en el universo de Star Wars. 

SPOILERS:

Al principio, nos encontramos con un mandaloriano frío y despreocupado que vemos como, capítulo a capítulo, va cambiando al tener que cuidar de una cría de la raza de Yoda. Esta cría es perseguida por lo que quedó del imperio debido a su alto nivel en la fuerza. Esa frialdad del mandaloriano que muestra al principio, se acabará convirtiendo en una relación de afecto y protección incondicional. Aunque no vemos a ningún personaje conocido de la saga, la serie consigue mantenerse en lo alto por sí misma sin necesitar cameos de personajes o grandes referencias a otras películas. Otro de los personajes fuertes de la serie es el robot IG, que, al principio, intenta cazar a la cría Yoda, pero luego es reprogramado para protegerla y dar la vida por ello (esto nos puede recordar un poco a la saga Terminator, ¿verdad?. Incluso la escena de su muerte es similar a la de Terminator 2). Una de las cosas que no me gustó (y creo que fue la única) es la malísima puntería que tienen los soldados imperiales cuando supuestamente tienen formación militar.


En conclusión, nos encontramos no solo ante lo mejor de Star Wars en años, sino, también, ante una de las mejores series de 2019. Y tú ¿qué opinas de The Mandalorian? Deja tu opinión en los comentarios y suscríbete para recibir las notificaciones de las próximas críticas.
Nota: 9/10

Aquí tenéis mi opinión sobre Star Wars Episodio VIII: Los Últimos Jedi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Evolution (mi primera novela)

Terminator: Dark Fate (2019) Crítica - Opinión

Casos sin resolver (II): La misteriosa desaparición de Juan Pedro Martínez, el niño de Somosierra

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *