Halloween, el origen (Remake 2007) Crítica - Opinión


Director: Rob Zombie
Reparto: Tyler Mane, Scout Taylor-Compton, Malcolm McDowell, Sheri Moon Zombie, Daeg Faerch, William Forsythe, Danielle Harris, Kristina Klebe, Danny Trejo, Bill Moseley, Tom Towles, Brad Dourif, Clint Howard, Udo Kier, Dee Wallace, Daryl Sabara, Ken Foree, Sybil Danning, Sid Haig, Max Van Ville, Skyler Gisondo
Guion: Rob Zombie
Banda Sonora: Tyler Bates
Sinopsis: Después de estar recluido durante 17 años en una institución mental y tratado por el Dr. Samuel Loomis (Malcolm McDowell), el perturbado Michael Myers (Tyler Mane), convertido ya en un hombre adulto y muy peligroso, logra escaparse el día de Halloween y decide regresar a la ciudad de Haddonfield. Todo aquel que se cruce en su camino corre un peligro mortal. (FILMAFFINITY)

Como no podía ser de otra forma con esto de las modas de los remakes, también le llegó el turno a Halloween, pero, está vez, hicieron algo más que un remake... Rob Zombie no supo interpretar la importancia de la esencia sobrenatural que tanto caracteriza a Michael Myers y se la cargó para dotar al personaje de realismo dotándolo de la psicología de un asesino en serie común. Recordemos que el Michael Myers de John Carpenter se le definía como el mal encarnado, es decir, era como si hubiese sido engendrado por el propio mal y no había explicación ninguna sobre por qué mataba en piloto automático (Podéis leer la crítica de la película original de Carpenter aquí). Era precisamente esto lo que hacía a Michael aún más especial, este enigma sobrenatural. Además, se le podía considerar invulnerable, ya que era capaz de sobrevivir a cualquier tipo de ataque que hubiera resultado mortal para el resto de las personas. Pues bien, en este remake se cargan eso y nos cuentan cómo Michael sufría malos tratos en la infancia (patrón muy común en las infancias de los asesinos en serie). Ver a un niño sufrir estas circunstancias hace que sientas lástima por él (grave error si sentimos lástima por Michael Myers...) y, no solo no sientas ninguna lástima cuando se carga a los que lo trataron mal, sino que, además, te complace ver como mata a los abusadores. Rob Zombie se carga totalmente al personaje cuando apoyamos sus actos porque sentimos que sus víctimas se lo merecen. Posteriormente, Myers ya entra en un estado de enagenación mental y ya mata indiscriminadamente a culpables e inocentes. Por lo tanto, el resultado es convertir a un icono del cine de terror en un asesino en serie común sin la característica que le hacía tan especial. Es como si quisieran dotar de realismo a Freddy Krueger o a Jason Voorhees, evidentemente no se puede y eso sería cargarse a los míticos personajes, pues aquí sucede lo mismo.


Siguiendo con la comparación de su predecesora, no está rodada tan bien como lo hizo Carpenter en 1978 y no nos transmite en ningún momento el suspense de tener a Myers acechando cerca como lo hacia la original. En el remake, una vez que cuentan el origen de Michael, la película es prácticamente igual que la original en cuanto a los acontecimientos por lo que no aporta originalidad ninguna. No obstante, si la película no tratase de Michael Myers y fuese de cualquier otro asesino, se trataría de una película aceptable. 
Cuando aceptas el cargo de realizar un remake de una saga tan popular, más te vale innovar solo en ciertos campos y no cambiar la esencia de lo más apreciado por los seguidores.
NOTA: 4/10

¿La has visto? ¿Qué te pareció? Deja tu opinión en los comentarios y suscríbete para recibir por email las notificaciones de las próximas críticas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Evolution (mi primera novela)

La cosa (The Thing), de John Carpenter

Terminator: Dark Fate (2019) Crítica - Opinión

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *