Terminator: Dark Fate (2019) Crítica - Opinión


Director: Tim Miller
Reparto: Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna
Género: Ciencia Ficción - Acción
Sinopsis: Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis), una híbrido de cyborg y humano, deberán proteger a una joven del Rev-9, un nuevo Terminator que viene del futuro. (FILMAFFINITY)

Siempre habrá algo de subjetividad en mí cuando hable de Terminator, ya que, cuando era pequeño (y ya no tan pequeño), veía constantemente The Terminator (1984) y Terminator 2: El juicio final (1991) y las disfrutaba siempre como si fuese la primera vez que las veía. Las dos primeras películas fueron dirigidas por el magistral James Cameron, su creador. Sin embargo, James vendió los derechos  (se dice que por un dólar a cambio de dirigir la primera película) y otras productoras y directores se encargaron de llevar al cine sus esperadas secuelas. Las siguientes películas de Terminator (Terminator 3: La rebelión de las máquinas, Terminator: Salvation y Terminator Génesis) no tuvieron el éxito esperado, siendo, como mucho, alguna de ellas aceptable, pero muy lejos de las primeras. Pues bien, tras décadas ajeno a estos proyectos, James Cameron recuperó parte de los derechos de Terminator y se embarcó en esta nueva entrega como productor y Tim Miller (director de Deadpool) se encargó de la dirección. También, como no podía ser de otra manera, Arnold Schwargenegger regresó para esta nueva Terminator: Dark Fate. Cameron quiso continuar la historia justo donde el lo dejó (Terminator 2) y obvió el resto de secuelas como si no hubieran existido. Pero no todo fueron caminos de rosas, pues productor y director tuvieron roces significativos a la hora de realizar el montaje de la película.

A pesar de no haber sido un éxito en taquilla ni en crítica (aunque, en general, es positiva), a mí, me ha gustado bastante, pero con algunos matices. La película rompe con la esencia y legado de las primeras, pero, a pesar de que eso no me guste, la nueva trayectoria y giro conceptual que nos presentan funciona realmente bien. Esto significa que se puede considerar también un reboot o reinicio de la franquicia, cambiando completamente todo lo que nos enamoró de las primeras películas, pero, a mis ojos, eso no es del todo malo, ya que este nuevo planteamiento funciona y tiene mucho que ofrecer si llegan a hacer futuras secuelas. Sin embargo, personalmente, hubiera preferido que hubieran mantenido la misma esencia y legado de las primeras, ya que se me hace difícil visualizar la franquicia de Terminator sin Skynet o sin el clásico T-800. Dejando a un lado el concepto original de Terminator, la película es la mejor de todas las secuelas que vinieron después de Terminator 2, pero, aún así, Terminator: Dark Fate está lejos de la calidad de las primeras películas. Aunque ya quede poco de lo que fueron The Terminator y Terminator 2, se respeta mucho lo sucedido anteriormente con constantes referencias, así como al personaje de Sarah Connor, muy fiel a lo construido en las primeras películas. En cuanto a los personajes nuevos, todos funcionan muy bien (quizá el personaje de Dani Reyes el más flojo) y, por fin, un villano a la altura de las circunstancias. Los momentos de acción están muy conseguidos y no dejan nada que desear a lo que se le puede pedir a una película de Terminator.


SPOILERS:

El acontecimiento que hace todo cambie y se reinicie es el asesinato de John Connor, a manos del T-800 (Arnold Schwargenegger), justo al finalizar Terminator 2. Por lo tanto, tanto el líder de la resistencia humana como Skynet (destruido en Terminator 2) dejan de existir, siendo Legión (quien ahora persigue a Daniela Ramos por ser la líder futura de la resistencia humana) una nueva amenaza con inteligencia artificial diferente a la de las primeras películas. Esto implica, también, que los terminators que conocimos en las primeras películas (T-800 y T-1000) tampoco existen (o existirán), salvo el T-800 que eliminó a John Connor que aún quedó por ahí. El T-800, al haber eliminado a John Connor y no tener misión ni propósito de existencia (Ya no existe Skynet), adquiere, con el paso de los años, remordimientos por haber matado al hijo de Sarah Connor y, por ello, decide ayudarla a proteger a Dani del Rev-9.


En conclusión, la mejor película de Terminator en muchos años, a pesar de haber roto con toda la base de lo que fue Terminator. Nueva historia bien construida y grandísimas dósis de acción que te harán no parpadear en mucho tiempo, con unos personajes con los que llegas a empatizar fácilmente.
Lo mejor: Las escenas de acción y los personajes.
Lo peor: La rotura total con lo que fue Terminator y algunos detalles de la construcción de la trama que parecen algo forzados.
NOTA: 7/10

Y ¿tú? ¿Qué opinas de Terminator: Dark Fate? Deja tu opinión en los comentarios y suscríbete para recibir notificaciones de las próximas críticas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Evolution (mi primera novela)

Casos sin resolver (II): La misteriosa desaparición de Juan Pedro Martínez, el niño de Somosierra

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *