Stephen King, mi escritor favorito


Stephen King

Si queréis conocerme un poco más, es imprescindible que conozcáis al escritor que más me ha influido y al que me consolidó en la pasión por la lectura. No voy a contaros simplemente su biografía, sino los datos más curiosos que sucedieron en su vida y cómo se relacionan con la temática y argumentos de sus novelas.

Stephen King nació el 21 de Septiembre de 1947 en Portland. Ya desde su nacimiento, Stephen estuvo relacionado con el misterio que caracteriza a sus obras, ya que su madre, según los médicos, no podía tener hijos. Por esto mismo,  Donald King y Nellie Ruth Pillsbury, los padres de King, adoptaron un año antes a David, su hermano mayor. La situación económica de los King siempre fue muy precaria. Cuando el pequeño Stephen tenía dos años de edad, su padre los abandonó. A raíz de ese hecho, Stephen decía "Me gustaría encontrar a mi padre y partirle la cara", sin embargo, con el paso de los años rectificó (un poco) y dijo: "Me gustaría encontrar a mi padre, escuchar su versión y, luego, partirle la cara". Ya desde pequeño, veía películas de terror en el cine, escuchaba programas de terror y leía historias de terror. Sus fobias eran las arañas, los espacios cerrados, las alcantarillas (Recordaréis al payaso Pennywise de IT, ¿verdad?) y los funerales.  


En su adolescencia, la situación económica familiar no mejoró y tuvo que trabajar cavando tumbas. Además, tuvo que vender su sangre a cambio de unos dólares extra catalogándolo de una "prostitución moral". Una de sus mayores influencias fue al leer, a los trece años, The lurking Fear de H.P. Lovecraft y comenzó a mandar sus propios relatos a diferentes revistas. Más tarde, fue declarado no apto al intentar alistarse para el conflicto con Vietnam por los motivos de miopía, tensión alta y tener los píes planos. Si muchos escritores nos venimos a bajo por no vernos publicados como queremos, Stephen King no se libró de esto, pues tuvo que conformarse con publicar sus relatos en algunas revistas pornográficas.


Cuando se casó con Tabitha King, seguían siendo tan pobres que tuvieron que vivir en una caravana de alquiler y tuvieron que prescindir de la línea telefónica. Todos esos problemas hicieron que King desarrollase una adicción al alcohol que marcaría su estilo de vida durante años. Cuando escribió Carrie, no le gustó cómo había quedado y la deshechó tirándola a la basura, pero fue su mujer la que la recuperó y animó a su marido a publicarla. Como sabéis, Carrie fue todo un éxito y sacó a la familia King de la pobreza. Cuando Stanley Kubrick llevó el libro de King El resplandor al cine, a King no le gustó porque (entre otras cosas) su protagonista ya parecía estar loco desde el principio de la película y en el libro lo hace de forma gradual (opinión que comparto).

Un susto terrible que vivió Stephen fue un día en el que su hijo se acercó a la carretera y casi fue atropellado, pero el gato de su hija no corrió la misma suerte y este si que fue atropellado. Este hecho inspiró a King para escribir Cementerio de animales. Las adicciones (y no solo el alcohol) inundaron la vida de King durante sus siguientes novelas. Tal fue el punto que el escritor afirma no acordarse de escribir Cujo publicada en 1981. Su familia amenazó con marcharse de casa si la situación no cambiaba, de modo que consiguió poner fin a sus adicciones. Su primera novela con la mente despejada ya de alcohol y drogras fue La tienda, publicada en 1991. Otro susto terrible, aunque este con peores consecuencias, fue mientras paseaba una tarde de 1999 y un coche lo atropelló dejando a Stephen muy malherido. El cazador de sueños, publicada en el 2001, fue escrita bajo los potentes efectos de los calmantes que tomaba King en su larga recuperación tras el accidente y, por ello, el propio King no la considera una buena novela. Como última curiosidad, y para no extenderme demasiado, destacaré que fue acusado de plagiar la película de Los Simpson en su novela La Cúpula, publicada en 2009. Pero King consiguió demostrar que la idea ya la estaba trabajando muchos años antes del estreno de la película.

¿Qué os ha parecido? Espero que os haya parecido una historia entretenida y que, si no habéis leído a este titán de la literatura, empecéis a leerlo. En el próximo post recomendaré algunos libros de los primeros años de Stephen King que son verdaderas joyas del terror.
Deja tu opinión sobre Stephen King en los comentarios y suscríbete para recibir las notificaciones de las próximas entradas.
Un saludo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Evolution (mi primera novela)

Terminator: Dark Fate (2019) Crítica - Opinión

Casos sin resolver (II): La misteriosa desaparición de Juan Pedro Martínez, el niño de Somosierra

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *