Perfiles criminales (I): Jack el destripador

Jack el destripador fue el apodo que se le puso en la época a un asesino en serie (el primero de la historia moderna) que aún hoy sigue sin ser identificado. Jack el destripador fue un asesino de método y cruel que, incluso, llegó a enviar cartas a la policía mofándose de ella. En una ocasión, llegó a enviar parte del riñón de una de sus víctimas. El caso se cerró de manera oficial en 1892. Esto se debió a que en aquella época todavía no se habían realizado los importantes avances en la ciencia criminológica que hoy día están muy establecidos, como es la identificación de las huellas dactilares, análisis de ADN, etc. Otro de los incovenientes fue la poca especialización a la hora de hacer autopsias, ya que, en aquella época, solo se determinaba si la víctima estaba muerta de verdad y la hora aproximada de la muerte.  
Los crímenes cometidos por Jack el destripador acontecieron entre el 31 de agosto y el 9 de noviembre de 1888, formando el llamado «otoño de terror» en Whitechapel (barrio de Londres donde sucedieron los crímenes). Un total de cinco asesinatos forman el expediente criminal de este asesino en serie, todos ellos, producidos por el degollamiento de sus víctimas utilizando un cuchillo. Todas las víctimas que se le pudieron atribuir a Jack eran prostitutas. Todas ellas (excepto una debido a la obligación de huir) fueron mutiladas y asesinadas en la calle (excepto la última víctima que fue atacada en su propia casa). Después del quinto asesinato, el homicida cesó en la actividad de seguir matando. No obstante, los investigadores más célebres sobre este asesino en serie creen que su cese fue debido a una circunstancia obligada, como el suicidio, algún accidente, enfermedad, etc. 

Víctimas

Mary Ann Nichols: 45 años. Fue degollada con una considerable mutilación en el vientre. Uno de los sospechosos fue un zapatero judío polaco llamado John Prizer, ya que, al parecer, maltrataba a las prostitutas. No se conserva la investigación del informe oficial. El asesinato se cometió el 31 de agosto.

Annie Chapman: 47 años. Fue degollada y destripada. Uno de los sospechosos fue Jacob Issenschmid, un carnicero que solía portar cuchillos (falleció en 1910 con constantes ingresos en psiquiátricos). El médico que analizó el crimen dijo que el asesino debía tener conocimientos anatómicos por la forma en la que procedió y por llevarse el útero de la víctima. El asesinato se cometió el 8 de septiembre.

Elizabeth Stride: 45 años. Fue degollada, pero, a diferencia de las demás víctimas, no fue mutilada debido a que, probablemente, el asesino se vio obligado a huir de la escena antes de hacerlo. Un testigo, Israel Schwartz, vio como un hombre forcejeaba con una mujer y a otro hombre más alejado. La descripción que el testigo dio fue utilizada por la policía. El asesinato se cometió el 30 de septiembre.

Catherine Eddowes (Kate Kelly): 46 años. Fue degollada y destripada. Presentaba cortes en la cara y el asesino extrajo el riñón izquierdo y una parte del útero. Antes de morir, un testigo afirmó haberla visto junto a un hombre. También se utilizó la descripción que facilitó. Cerca del lugar, sobre una hora y media después, la policía encontró un texto en un muro, escrito con tiza: «Los judíos son los hombres a los que nunca se les acusará de nada». En el suelo, debajo del muro, había un trozo de tela ensangrentado que pertenecía a Catherine. También se cometió el 30 de septiembre.

Mary Jane Kelly: 24 años. Fue degollada y su cuerpo estaba cruelmente destrozado, con la cara desfigurada. George Hutchinson vio a un hombre junto a Mary unas horas antes. La policía sospechó de Joseph Barnett, un compañero de Mary con el que compartió habitación hasta el 30 de octubre, después, discutieron y él se cambió de vivienda. El asesinato se cometió el 9 de noviembre.
¿Quién fue Jack el destripador? una de las hipótesis más aceptadas, y sostenida por Robin Odell, es la de que se trataría de un judío, debido a que el modus operandi podría coincidir con la habilidad de los matarifes judíos sacrificaban a los animales, lo cual requería un considerable conocimiento de la anatomía.
Posteriormente, en 1981, los policías del Departamento de Ciencias de la Conducta del FBI Robert Ressler y John Douglas, conocidos por sus perfiles psicológicos con el fin de atrapar asesinos en serie, elaboraron las siguientes conclusiones sobre el caso de Jack el destripador: Se trataba de un hombre blanco, de unos 28 a 36 años de edad, vivía o trabajaba en el barrio de Whitechapel, probablemente era carnicero y de aspecto poco sospechoso (por lo que probablemente fue interrogado y descartado por la policía de Scotland Yard, ya que, en esa época, se asociaba un aspecto rudo y rasgos prominentes con la autoría de crímenes). Además, estos policías señalaron que el asesino provendría de una clase social baja, que tuviera algún tipo de incapacidad y que presentara ira u odio hacia las prostitutas. Catalogaron a Jack el destripador como un asesino sexual desorganizado, ya que sus crímenes eran impulsivos y se exponía a ser visto. Aunque no existen pruebas de que violara a sus víctimas, los policías especularon que, el asesino, conseguiría la gratificación sexual mediante el uso del cuchillo.
En aquella época, la policía de Scotlan Yard creía que el Jack el destripador tendría un aspecto destacado (por eso descartarían a cualquiera que no tuviera rasgos sospechosos) debido a que la criminología estaba implementada por Cesare Lombroso (hablaré de él próximamente) y sostenía que, el criminal, mostraba rasgos como mandíbula ancha, una depresión en la fosa occipital del cráneo, orejas en forma de asa, etc.

¿Vosotros quién creéis que fue? Dejad vuestros comentarios.


Comentarios

  1. Desde la primera vez que escuché hablar sobre Jack el destripador, siempre me ha fascinado. Creo que es el aura de misterio que siempre se le atribuye. El cómo se ha jugado con su figura en la literatura y el cine. Su figura se ha mitificado de alguna manera generando que el personaje pueda ser cualquier cosa, dejando atrás la realidad.
    Ha sido una magnífica entrada que hace que vuelva a preguntarme porqué Jack dejó de matar tan súbitamente y, al mismo tiempo, me llama muchísimo la atención como el último asesinato es completamente diferente al resto. No solo es el hecho de que asesinara a Mary Jane dentro de su propia casa, es la forma en la que acaba con su vida, ensañándose con su cuerpo y el hecho de que esta sea 20 años más joven que el resto de las víctimas.
    Gracias por traer esta magnífica entrada y por recordarme lo mucho que me apasionan los misterios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por visitar y comentar! Sí, la verdad es que es muy raro el cambio de objetivo y modus operandi en el último asesinato. Esto puede llevar a pensar que Jack no actuaba de forma impulsiva como afirmaban los perfiladores del FBI, ya que todo apunta a que conocía a la última víctima y que era su claro objetivo en lugar de esa arbitrariedad que se afirmaba a la hora de escoger a las víctimas. Existen numerosas teorías acerca de quién fue realmente Jack y, seguramente, pronto haré una recopilación de todas ellas. En la película "Desde el infierno" se basa en una de ellas, aunque está mucho mejor el cómic en el que se basa dicha película. Muchas gracias de nuevo por el comentario y espero que sigas pasándote por aquí para compartir opiniones e impresiones.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Evolution (mi primera novela)

Terminator: Dark Fate (2019) Crítica - Opinión

Star Wars: The Mandalorian (crítica primera temporada)

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *